jueves, 19 de junio de 2008

Antropología de los sentimientos

Creo que tendemos a confundir el amor con el romanticismo.

Nada de flores. Ni velas. Tampoco luz de luna ni aquello de buscar constelaciones en las estrellas. Eso es puro romanticismo. Que nunca está de más.

Pero el amor es otra cosa. Es alguien que llegue y te haga sentir endiabladamente incoherente. Que te empuje a hacer cosas de las que jamás te creíste capaz y arrastre de un solo golpe con todos tus principios, tus valores, tus yo nunca y tus yo qué va.

Como eso, según los expertos, pasa un par de veces en la vida -a lo sumo-… de mientras, jugamos a ser románticos. A autoconvencernos que es amor lo que realmente es deseo, que es deseo lo que realmente es pasión y que es pasión lo que es un simple calentón.

Pero es que de eso se trata: de vivir. Qué aburrido sería sólo existir.

Así que ojalá amemos mucho. Incluso a riesgo de ser correspondidos.

5 comentarios:

somlliures dijo...

Amén.

Un saludo.

XuLaH dijo...

Muy cierto.

no añadiria ni quitaria ni una palabra.

CHAPÓ!

Gloss dijo...

Funciona funciona?? :P

Ya esta dicho yo no lo hubiera descrito de mejor manera...

Me haces reflexionar :))


MUAKAAAAAA

M3rY dijo...

el amor es aquello por lo que luxas, por lo k vives y por lo que sientes

el amor es lo k hace q sonrias y que llores, q kieras gritar y saltar

el amor es lo mas dulce y lo mas amargo

y yo ahora estoy amargamente enamorada

Sergio dijo...

Tdo es muy cierto...

a disfrutar de sea lo q sea! y vivamos el presente intensamente!